El Gobierno provincial difundió los índices de vulnerabilidad en la capital cordobesa. El 20 por ciento de los barrios muestra altos niveles de fragilidad social.

Fuente: http://www.lavoz.com.ar/politica/el-mapa-caliente-de-la-inseguridad-en-cordoba

Al menos el 20 por ciento de los barrios de la ciudad de Córdoba muestra altos índices de vulnerabilidad, según se advierte de un estudio del Gobierno provincial encarado en el marco del programa para intentar contrarrestar la inseguridad.

Se trata de la división capitalina por cuadrantes, una de las modalidades que ha adoptado el Ministerio de Gobierno y Seguridad con el fin de dividir la ciudad en tres categorías diferentes para medir las fragilidades sociales y su incidencia en el delito.

Así, la categoría de vulnerabilidad, que agrupa criterios como producto interno bruto (PIB), empleo (formal o informal), educación (formal o informal), además de la población, arrojó tres resultados posibles para los 119 cuadrantes en los que se dividió la ciudad: rojo (muy vulnerable), amarillo (mediana vulnerabilidad) y verde (baja vulnerabilidad).

Se trata de una división similar a la de los distritos electorales. Sobre estos criterios se irán volcando, en el mismo mapa, los índices delictivos que serán recogidos por la Policía Barrial y contrastados con las causas judiciales.

Los cuadrantes no significan un mismo barrio y tampoco uno solo, sino que en cada una de estas divisiones puede haber un conjunto de barrios. O que un barrio esté dividido en dos cuadrantes.

Se relevaron 518 barrios formales y una cantidad similar de asentamientos informales, según indicó el Gobierno provincial.

De esta manera, se advierte que 40 cuadrantes fueron marcados en rojo, en la categoría más vulnerable. Como en promedio cada cuadrante agrupa a 20 barrios, surge que el 20 por ciento del total del mapa corresponde a una 
zona crítica en este sentido: 200 barrios (incluye asentamientos informales).

Cordón

Se trata, en su gran mayoría, del cordón externo de la ciudad de Córdoba, un sector que se ha ido consolidando en los últimos 10 años y en los que se advierte una importante carencia estructural.

Además, hay otro sector más cercano al Centro, como Villa Urquiza, aunque llama la atención que dentro de esta categorización no haya sido marcado barrio Marqués Anexo, un sector que en los últimos años tiene una cantidad importante de jóvenes asesinados en enfrentamientos urbanos.

Desde el Gobierno provincial se insitió ayer en no marcar a estos sectores como “zonas rojas”, ya que se quiere evitar que sus habitantes sean estigmatizados, ya que son ellos los que más sufren la inseguridad de todos los días. Por eso, se hizo hincapié en el criterio de vulnerabilidad como base para analizar el mapa delictivo.

Aunque se trata de análisis diferentes, los puntos rojos en el mapa coinciden, en su mayoría, con los 25 barrios de la ciudad que en febrero último el jefe de la Fuerza Policial Antinarcotráfico (FPA), Adrián Salcedo, había marcado como zonas muy puntuales y “calientes” de la venta de drogas al menudeo en la ciudad.

Son, también, casi los mismos 23 barrios que hace dos años el Observatorio de Seguridad Ciudadana –que dirige la exministra de Seguridad Alejandra Monteoliva– había marcado como “controlados” por vendedores de droga.

El mapa coincide, además, con los 20 puntos críticos marcados por la Policía, según un relevamiento de Jefatura al que este diario tuvo acceso a fines de 2015.

WhatsApp Contacto directo por WhatsApp